Contenido Reciente


Loading…


Una dama sobre ruedas

Sinopsis:
Una dama sobre ruedas Un buen día la señorita Shepherd (Maggie Smith) una mujer de orígenes inciertos aparca su furgoneta en una acera de Londres en el acceso a la casa del escritor Alan Bennett (Alex Jennings). Lo que al principio iba a ser algo temporal un favor a regañadientes se acaba convirtiendo en una relación que cambiará las vidas de ambos. Y es que la señorita Shepherd se quedó a vivir allí durante 15 años. Un singular y conmovedor relato rodado en la calle y en la casa en la que vivieron todos esos años Bennett y la señorita Shepherd.The lady in the van está dirigida por Nicholas Hytner (Mucho más que amigos El crisol) y escrita por el propio Alan Bennett (La locura del rey Jorge Ábrete de orejas). Los actores protagonistas son Maggie Smith (Downton Abbey Harry Potter y las reliquias de la muerte: Parte 2) y Alex Jennings (Belle The Queen (La Reina)). Completan el reparto Jim Broadbent (Brooklyn El atlas de las nubes) James Corden (Begin Again Into the Woods) y Frances de la Tour (La invención de Hugo Alicia en el País de las Maravillas). Una dama sobre ruedasPlanteada a priori más como un one woman show de Maggie Smith en modo vieja-gruñona-pero-de-buen-corazón que de una adaptación a la gran pantalla de una serie de artículos reconvertidos en obra teatral The lady in the van resulta ser (además por supuesto de ese vehículo estelar de lucimiento para actriz respetadísima y veterana) un a ratos amargo y políticamente incorrecto relato sobre la bondad humana. La bondad humana el buenísmo chocando (un poco) con su némesis en la persona no de un psicópata deshumanizado sino de una anciana sucia maleducada borde y nada empática con sus semejantes. Un grano en el culo vamos.Lástima que la película por otra parte una modélica comedia humanista de personajes y de costumbres genuinamente británica (no no citaremos a la mítica productora Ealing sino más bien a la Rank y su cine amable sin mal café o té para ser más propios) no se arrime a la verdad de lo ocurrido (se me olvidó decirles que esto se basa en hechos reales) que es mucho más de opiniones encontradas (muchos de quienes la conocieron odian todavía a esa vieja que se estacionó en su destartalada furgoneta un montón de años en un barrio de copete british). Y es otra lástima que no se arrime a un modelo de comedia cabronacomo fue aquel Boudu salvado de las aguas de Jean Renoir donde un vagabundo dinamitaba un matrimonio burgués que le acogían por esa mala conciencia y ese buenísmo de alianza de las civilizaciones tan burgués en el fondo. The lady in the van se divierte con las excentricidades y el gesto avinagrado y cabreado con el mundo de la señora en cuestión y con la perplejidad de ese apocado escritor que la tiene casi en su jardín y que entablará con ella algo parecido a una amistad. En una escena en concreto la del carrito calle abajo y el rostro de felicidad de la anciana casi parece que estemos en una réplica de la francesa Intocable pero por fortuna todo vuelve a su ritmo británico y a una descripción ya casi de entrañable con respecto a la okupa septuagenaria. Es también The lady in the van una película sobre la creación artística sobre cómo influye la vida y la realidad en el artista mucho más si todas tus convicciones como persona (y como intelectual) se las han de ver con alguien (¿el público?) que no debía desprender precisamente un buen olor corporal y a quien todo y todos le importaba un bledo. 

Genero:
Audio:
Calidad:
Formato: