Contenido Reciente


Loading…


Objetivo: Londres

Sinopsis:
Objetivo: Londres La historia comienza en Londres donde el Primer Ministro británico ha fallecido en extrañas y misteriosas circunstancias. Su entierro que tiene lugar en la capital británica es una cita obligada para todos los líderes del mundo occidental. Pero a pesar de las extremas medidas de seguridad el evento se complica cuando se descubre que un grupo terrorista quiere poner en práctica un complot mortal para matar a los líderes más poderosos del mundo. Además los terroristas pretenden sembrar el terror en la ciudad devastando cada uno de sus monumentos y puntos de referencia desatando así el miedo en todo el mundo y el fin de la paz mundial. Sólo cuatro personas tienen la posibilidad de detener este colosal complot: el Presidente de los Estados Unidos Benjamin Asher (Aaron Eckhart) su formidable jefe del servicio secreto Mike Banning (Gerard Butler) el Vice Presidente Allan Trumbull (Morgan Freeman) y un agente del MI-6 británico (Charlotte Riley) que con razón no confía en nadie.Esta secuela de Objetivo: La Casa Blanca (2013) está dirigida por el iraní Babak Najafi (Banshee). De nuevo sus protagonistas son Aaron Eckhart (El caballero oscuro La Dalia Negra Conversaciones con otras mujeres) Gerard Butler (Un buen partido Coriolanus Un ciudadano ejemplar) y Morgan Freeman (Ahora me ves… Oblivion Invictus). Angela Bassett (Esto es la guerra Linterna Verde) y Radha Mitchell (Caza al asesino Melinda y Melinda) también vuelven en sus papeles de Lynne Jacobs y Leah Banning. El reparto lo completan Charlotte Riley (En el corazón del mar Al filo del mañana) Melissa Leo (La gran apuesta Wayward Pines) Robert Forster (Los descendientes El caso Slevin) y Jackie Earle Haley (Parkland Lincoln). Objetivo: LondresLeí en algún sitio que en diez minutos de un episodio de la teleserie 24 pasaban mil cosas más que toda una temporada de Homeland. Eso sucedía en las primeras temporadas de las aventuras de espionaje y política de Carrie Mathison claro porque en las últimas el ritmo ya se ha disparado y el modelo de las misiones contrarreloj de Jack Bauer se ha convertido en el esquema a seguir y reproducir. Todo eso quedaba bien expresado cuando el asalto a la Casa Blanca en la penúltima temporada de 24 era reciclado en su homónimo en Pakistán en la cuarta de Homeland. Entre medias como una película de acción barata una de aquellas series B que en los tiempos de la seminal Jungla de Cristal inundaron cines y estanterías de videoclubessurgió Objetivo: la Casa Blanca cuya pirada (y obligada al menos para quienes nos declaramos fans de ese Gerard Butler salvador de culos presidenciales USA) secuela londinense llega ahora.Serie B típica de la productora Millenium sus hipérboles en escenas de tiroteos explosiones y efectos sangrientos (todo ello generado por ordenador) estaban al servicio de un tebeo. Mucho más tebeística es Objetivo: Londres machacada por esa crítica que espera coherencia en este tipo de productos como si tuviéramos que pedirle por ejemplo a un film de Steven Seagal una lectura fidedigna de la situación geopolítica del mundo actual. Fiel a lo que una secuela de una película de acción bizarra con héroe de piedra digno de un péplum (Gerard Butler ya viene de ahí del Leónidas de 300) y la exageración como motor como deus ex machina. Objetivo: Londreses un no parar de escenas de acción inverosímiles si uno se pone picajoso pero de aplauso para quienes se las imaginan en unas viñetas de un comic o en los frames de un VHS ochentero. Vale no aporta nada ni siquiera es capaz de sacar punta a la localización europea más allá de tratar a la OTAN y a los europeos de incompetentes (¿no será este su mensaje político? No había caído) y repite el mismo esquema dramático de la primera entrega ahora ya sin el lastre de presentar a los personajes. Puro cine de derribo (lógico) del que esperes que dejen de hablar y pasen a volar edificios y a dejar sin munición las armas automáticas. No será esto bocado delicioso y nutritivo para muchos pero servidor se cita a un duelo con quién sea si hay que defenderla y más tras la quinta e infame entrega de las peripecias de John McClane. 

Genero:
Audio:
Calidad:
Formato: