Contenido Reciente


Loading…


Héctor y el secreto de la felicidad

Sinopsis:
Héctor y el secreto de la felicidad Héctor es un jóven francés que trabaja como psicoterapeuta en su propia clínica y que cuenta con una posición envidiable. Está cansado de su vida monótona y de no conseguir hacer feliz a sus pacientes y llega a comprender que su infelicidad se produce por ese motivo. Un buen día decide comenzar un cambio en su vida y hacer un viaje recorriendo medio mundo intentando encontrar el secreto de la felicidad es decir hacer un estudio sobre lo que le hace feliz a la gente para mejorar su vida profesional. Héctor y el secreto de la felicidadBasado en uno de esos ejemplares de armas de destrucción masiva conocidos como libros de autoayuda (no me pregunten cuál o de qué iba: huyo de esa sección de las librerías más veloz que de las conferencias de Paulo Coelho) Héctor y la búsqueda de la felicidad recibió en su estreno británico y norteamericano un sinfín de varapalos precisamente por eso: por ser cine de autoayuda.En un primer vistazo y especialmente en esas partes del metraje que están más cerca de un publirreportaje de alguna ONG que de la típica y honesta feel good movie sí que da esa impresión. Sin embargo parece que nadie haya apreciado en esta contraversión desencantada e irónica a ratos su condición de sátira (amable blanda) del universo de la autoayuda: ser la versión distanciada y crítica (dentro de lo que cabe) de engendros asimismo viajeros (viajes exóticos que si no los occidentales ricos y guapos no se sienten realizados) como la nefasta Come bebe ama. Entraba dentro de lo esperable siendo el adaptador/guionista y director Peter Chelsom. ¿Por qué? Porque aunque Chelsom firmara la edulcorada pese a su premisa algo pesimista sobre el destino Serendipity o inclusoHannah Montana: la película (hoy devenida involuntariamente pieza de culto) es el autor de la exquisita Funny Bones. Igual que esta comedia metacómica indagaba en lo jodido y psicopático que es provocar la risa y la sonrisa esta crónica de viajes (género eminentemente británico y al que se apunta el film en vez de a la reflexión chorras autoayudadora)reflexiona sobre la infelicidad del urbanita acomodado y desquiciado (la descripción del día a día del psicoanalista encarnado por Simon Pegg es deliciosamente carne de sitcom Thames TV) y la incapacidad de destilarla o encontrarla. No no es un spoiler pero si cuanto extrae el personaje protagonista de ese paseo por la humildad y la miseria de diseño en China o en África son esos pensamientos que anota en su agenda (y que son de esa clase de pensamientos que te encuentras ya impresos en agendas o en memes de facebook) pues ya sabremos qué piensa Peter Chelsom de esta búsqueda.

Genero:
Audio:
Calidad:
Formato: