Contenido Reciente


Loading…


Eternamente comprometidos

Sinopsis:
Eternamente comprometidos Al año de conocer a Violet Barnes Tom Solomon decide sorprenderla con un anillo de pedida. El plan es sencillo: camino de una fiesta de fin de año se inventa una excusa para pasar por el Birch un restaurante de moda donde trabaja. El patio reservado al personal con vistas al puente de San Francisco es el sitio ideal para hincar la rodilla ante la amada. Tom está muy nervioso pero su mejor amigo Alex lo tiene todo preparado: las velas están encendidas y el champán está frío. Pero llegan tarde a la fiesta y Violet no entiende por qué hay que perder más tiempo. Tom pierde la calma lo suelta todo de golpe y… ¡están comprometidos! Todo hace pensar que Tom y Violet serán felices y comerán perdices. Tom es cocinero del Birch está en la cúspide de la cocina de fusión y a punto de ser ascendido. La vida de Violet gira en torno a la universidad.El conflicto surge cuando aparece la posibilidad de ir a la Universidad de Michigan; Tom se traga el orgullo y la anima a que acepte la oferta. No le importa cocinar en Michigan durante un par de años y la boda puede esperar. Dos personas que soñaron con el día perfecto ahora solo quieren pasar por el aro como sea. Pero ni eso parece posible: siempre surge un problema cómico para retrasar la fecha escogida. Quizá sea cosa del destino. Quizá no estén hechos el uno para el otro. Pero Tom y Violet no tendrán más remedio que aprender a superar las dificultades de un noviazgo eterno. Eternamente comprometidosElla la princesa de la fiesta. Él el más payaso con su disfraz de conejo rosa. Dicen las encuestas que las parejas valoran eso la magia en ellas el humor en ellos la inocente belleza y el nulo sentido del ridículo. Esos dos valores atribuidos al género femenino y masculino respectivamente son el motor que hace arrancar esta comedia romántica sobre las alegrías y los sinsabores de las relaciones sentimentales que sigue las vicisitudes de una pareja Violet y Tom desde que deciden comprometerse hasta que finalmente se casan. Ambos comienzan así pues como arquetipos de lo que uno espera encontrar en el otro belleza y sentido del humor dos armas puras con las que encarar valientes el futuro. Pronto veremos en uno y otro de manera individual y como pareja se darán cuenta de que la vida a menudo no responde a las expectativas creadas.Se agradece que Nicholas Stoller guionista de un buen número de películas de la factoría Apatow y a su vez director de otro par -‘Paso de ti'(2008) ‘Todo sobre mi desmadre’ (2010)- comience su tercer largometraje partiendo de unos arquetipos tan sólidos en el imaginario romántico con el objetivo de desmenuzarlos mostrar las contradicciones de sus deseos llevarlos al nivel de lo real y enseñar sus fisuras y dobleces decisiones estúpidas y comentarios idiotas. Aplaudiendo como hay que aplaudir esta inaudita representación de la pareja en el siempre monolítico género de la comedia romántica apenas se comprende porqué Stoller sitúa la boda de Violet y Tom como meta simbólica del triunfo del amor no se entiende el conservadurismo que despierta que el único reto que tengan los protagonistas es lograr contraer matrimonio. Por suerte ‘Eternamente comprometidos’ no es otra película de bodas más pero por desgracia es otro trabajo que se rinde al lugar común que celebra la pareja heterosexual monógama blanca y sujeta a los deseos del miembro masculino.Y es que Stoller y Segel quien también firma el guión del largometraje quieren mostrarse como los tipos más progres de Mondo Apatow y a priori nos dicen no tienen problemas con que la mujer sea quien triunfe profesionalmente por encima del hombre. Por eso Tom no tarda en acceder a dejar su trabajo como chef en un restaurante de diseño en San Francisco y acompañar a su amada al gélido Michigan donde ha obtenido una beca de investigación sin saber que esa decisión supondrá su degradación física el bajo cero de su dignidad personal. Pero lo que en principio aparenta ser la trasgresión del rol del género masculino esa profusión por los antihéroes tan marca de la casa no es más que una cortina de humo para tratar de esconder una decisión todavía más conservadora: plantear que el triunfo profesional de una de las partes de la pareja sea el fracaso de la otra pensar que el sacrificio siempre equivaldrá a perjuicio. No contentos con ello Stoller y Segel son capaces incluso de minusvalorar el éxito laboral de su heroína y señalar que los logros de Violet no se deben a su buen hacer intelectual sino a que ha tenido un lío con el profesor. Y aún hay más… Para una película cuyo arranque anuncia la intención de dejar de lado los estereotipos no parece que estas decisiones de guión sean las óptimas para tal propósito.Como Violet quien lucha porque la peregrina metáfora de que “el amor es comerse un donut reseco mientras uno espera que llegue el panadero con el donut fresco del día” no sea cierta el espectador intenta combatir los lugares comunes de la película. Hay ternura en cómo Stoller y Segel ven a su

Genero:
Audio:
Calidad:
Formato: