Contenido Reciente


Loading…


Comando especial 2

Sinopsis:
Después de la exitosa operación contra el narcotráfico en un instituto los oficiales Smitchd (Jonah Hill El lobo de Wall Street) y Jenko (Channing Tatum Jupiter Ascending) deben infiltrase esta vez en la Universidad. A pesar de que la relación entre ambos ha mejorado mucho cuando llegan al campus y Jenko encuentra a su alma gemela en el equipo de fútbol y Smitch se adentra en el teatro bohemio parece que todo lo conseguido se empieza a derrumbar. Ambos deberán descubrir si realmente son dos niños de instituto creciditos que van a la Universidad o si son capaces de mantener una relación madura como compañeros de equipo policial. Comando especial 2La razón de ser de ‘Infiltrados en la universidad’ se resume de manera tan burda que si no se es capaz no se sabe o no se quiere aceptar puede producir incluso vergüenza ajena: básicamente es la obligada secuela de un filme de éxito. Más de lo mismo más; y lo mismo pero más caro también. De hecho los superiores en la policía de Schmidt y Jenko lo tienen muy claro: “Es el mismo caso hacer lo mismo” es lo que les repiten una y otra vez simplemente “porque como tuvisteis éxito la primera vez…”. Ahora bien los primeros que lo tienen meridiano son los responsables de la película los también directores de ‘La Lego película’ Phil Lord y Chris Miller quiénes precisamente abrazan con descaro esa misma verdad irrefutable para hacer de una tontería potencialmente molesta (en otras manos) una tontería potencialmente (muy) disfrutable. Otra vez.Sí como ya lo era la primera ‘Infiltrados en la universidad’ es una de esas películas que se pueden calificar como malas si es que hay a quien eso le hace sentir mejor consigo mismo. Sin miedo sin reparos sin remordimientos de conciencia e incluso en voz alta a gritos en mayúscula o serigrafiado en una camiseta. Las cosas como son que por algo son como son. Aunque de nuevo y de la misma manera en que lo era la primera si acaso un poquito más -es una secuela- lo es en la medida aproximada que lo pretende ser. Una plena y total consciencia de sí misma que le permite dar la vuelta a la tortilla a través de la mejor y más valiosa arma que puede esgrimir contra el espectador una presunta comedia: el humor. Sobre todo humor mucho humor. Con orgullo. Y a mucha honra. Al estilo “Jump Street”.“Van a desfasar como si les pagaran con ello”. Una frase chorra que ilustra su cartel y una frase chorra que la define perfectamente: ‘Infiltrados en la universidad’ es un “desfase” sustentado en el éxito comercial -en Estados Unidos- de una primera entrega que en el reino de ‘Torrente’ pasó desapercibida (tócate los huevos). La diferencia primordial sigue siendo la misma la cinta nunca se toma en serio a sí misma. Repito nunca. E incluso los momentos en los que se supone está desarrollando algo remotamente parecido a una historia son una excusa como otra cualquiera para soltar un chiste; dos; tres; cuatro chistes… los que hagan falta. Al estilo “Jump Street”. Porque de eso se trata: la película en sí misma es un chiste. Y eso es algo que tiene presente todo el rato. Repito todo el rato y hasta el mismísimo fin de unos créditos finales antológicos.En realidad no mucho más que decir: ‘Infiltrados en la universidad’ es la secuela de ‘Infiltrados en clase’. Y es tan absurdamente divertida como lo era esta… para quién así lo fuera por supuesto dejando clara una cosa: que quién no sintonizase con ella posiblemente tampoco lo haga con esta secuela que se dedica a ir a saco cual ocupante de una barra de bar atrapado en el bucle de la penúltima. Más más y más. Phil Lord y Chris Miller ratifican la sorpresa que supuso el primer filme la validez de aquel “fin que justifica los medios” y que son una garantía de la risa en ocasiones a menudo de la carcajada. Y mientras por su parte Jonah Hill y Channing Tatum a lo suyo demostrando que después de todo no hay nada más importante que pasárselo bien… te paguen o no que todo ese buen rollo se transmite. Al estilo “Jump Street”. 

Genero:
Audio:
Calidad:
Formato: