Contenido Reciente


Loading…


¡Ave César!

Sinopsis:
¡Ave César! Hollywood años 50. La época dorada de la Meca del cine. Eddie Mannix (Josh Brolin) es un “mediador” que trabaja para Capital Pictures uno de los grandes estudios de Hollywood. Su tarea consiste en proteger la vida y la intimidad de las estrellas de cine de todo tipo de problemas y rumores que puedan dañar su reputación manteniendo los escándalos de los actores fuera del conocimiento de la prensa. El estudio está llevando a cabo la gran súper-producción de una nueva película de romanos llamada ‘Hail Caesar!’ protagonizada por el famosísimo actor Baird Whitlock (George Clooney). En torno al film que se está rodando encontramos a todo tipo de personajes que rodean el mundo cinematográfico: actores directores una columnista del espectáculoun cineasta europeo varios guionistas comunistas legionarios y centuriones romanos además de esclavos muchos extras también camareras chinas e incluso una actriz que se queda embarazada repentinamente cuando su película está a punto de empezar la fase de producción.Pero de repente Whitlock la gran estrella del estudio desaparece durante la filmación. Parece ser que el actor ha sido secuestrado y Mannix será el encargado de averiguar dónde se encuentra y rescatarlo teniendo que hacer frente a todo tipo de imprevistos más allá de reunir los 100 mil dólares para el rescate.Nueva película escrita dirigida y producida por los hermanos Coen (A propósito de Llewyn Davis Valor de ley (True Grit)). El sobresaliente y extenso reparto del film lo componen entre otros los actores Josh Brolin (Sicario Vengadores: La era de Ultrón) George Clooney (Monuments Men Gravity) Channing Tatum (Los odiosos ocho Magic Mike XXL) Tilda Swinton (El gran hotel Budapest Sólo los amantes sobreviven) Scarlett Johansson (Capitán América: El Soldado de Invierno Vicky Cristina Barcelona) Jonah Hill (El lobo de Wall Street Moneyball: Rompiendo las reglas) Ralph Fiennes (Spectre En tierra hostil) y Frances McDormand (Tierra prometida Moonrise Kingdom). ¡Ave César!Si fuera una comedia italiana en vez de una película de los hermanos Coen ambientada en el Hollywood de los años cincuenta podríamos considerar ¡Ave César! como un homenaje al denominado cine de teléfonos blancos la etapa de la cinematografía italiana que se extendió desde mediados los treinta hasta 1941 y que se caracterizó por comedias y dramas mundanos opulentos y muy blandos. Siendo una producción estadounidense el referente sería la comedia sin aristas hecha en Hollywood en los años treinta y cuarenta es decir bien lejos de la mala uva que gastaban cuando querían directores como Howard Hawks Preston Sturges Mitchell Leisen Leo McCarey Gregory La Cava Frank Capra o George Cukor. Son cineastas que gustan mucho a los Coen sin duda; de hecho Sturges y Capra han revoloteado en títulos suyos como El gran salto y Crueldad intolerable.Pero en ¡Ave César! han preferido la tonalidad agradable antes que la cínica o incluso la agridulce.El último trabajo de los Coen parece un título menor un homenaje a las películas de aquel Hollywood que sobrevivió pese a la caza de brujas por un lado y la competencia de la televisión por el otro. No hay acritud alguna ni la atmósfera perturbadora que caracterizó su otra inmersión en la llamada meca del cine la kafkiana Barton Fink.¡Ave César! tiene un débil hilo argumental: durante el rodaje de una película de romanos su estrella principal el personaje encarnado por George Clooney es secuestrado. La verdad es que la identidad y motivos de sus secuestradores acaban siendo lo de menos. Es más esta parte resulta la más deficiente de la película. El secuestro y las vicisitudes del jefe del estudio (espléndido John Brolin) para solucionar los muchos problemas que se le presentan al frente de Capitol Studios y otras cuestiones personales –tiene un gran sentimiento de culpa por fumar a escondidas de su esposa y por ello cada día va dos veces a confesarse a la iglesia– no son más que una excusa para reproducir el rodaje de situaciones características de las viejas películas hollywoodienses: un western con cowboy cantante un melodrama sofisticado una secuencia musical estilo Un día en Nueva York u otro momento musical en el que Scarlett Johansson emula a Esther Williams y los Coen diseñan unas coreografías caleidoscópicas con bañistas dignas de Busby Berkeley.No es mucho si además la película es de los responsables de Muerte entre las flores Fargo o No es país para viejos. Hay algunas secuencias bastante divertidas: por ejemplo el conclave del jefe del estudio con un sacerdote católico un pastor protestante un rabino judío y un representante de la Iglesia ortodoxa para debatir el tratamiento de Jesucristo y los elementos teológicos de la película que se está rodando. Y hay momentos bastante pueriles como uno que atañe a un submarino soviético que no viene a cuento y que ensucia parcialmente una película planteada en clave lúdica y cinéfila. 

Genero:
Audio:
Calidad:
Formato: