Contenido Reciente


Loading…


Al encuentro de Mr. Banks

Sinopsis:
Durante catorce años Walt Disney (Tom Hanks) intentó sin descanso que la escritora australiana P.L. Travers (Emma Thompson) le cediera los derechos cinematográficos de su primera y más popular novela ‘Mary Poppins’ que finalmente fue llevada a la gran pantalla en 1964. Al encuentro de Mr. Banks“Al encuentro de Mr. Banks” está inspirada en la extraordinaria y desconocida historia de cómo llegó a la pantalla “Mary Poppins” el clásico de Disney. Cuando las hijas de Walt Disney le pidieron que hiciera una película de su libro favorito “Mary Poppins” de P.L. Travers Walt les hizo una promesa. No sabía entonces que iba a tardar nada menos que 20 años en cumplirla. En su empeño por obtener los derechos Walt Disney se enfrenta a una escritora cascarrabias e inflexible que no tiene la más mínima intención de que la maquinaria de Hollywood estropee a su adorada niñera mágica. Pero los libros dejan de venderse y el dinero escasea. Así que Travers acepta por fin y de mala gana viajar a Los Ángeles y escuchar los planes de Disney para adaptar su obra… La acción principal de ‘Al encuentro de Mr. Banks’ acontece durante esas dos semanas de 1961 a las que hace mención su sinopsis oficial reproducida en parte (y sólo en parte) al comienzo de este texto durante las cuales se fraguó el entendimiento entre Walt Disney y P.L. Travers para hacer del clásico inmortal (e imprescindible) que es ‘Mary Poppins’ una realidad en 1964 y al que se pueden imaginar se hacen unas cuantas (y divertidas) referencias a la postre prácticamente lo mejor de una función que por si hay algún despistado advierto no se trata de un making of. Como también advierto que la cinta está inspirada en una historia cuyo apego a la realidad no tiene por qué ser exacto. Ya se sabe como explicaba Lionel Hutz en uno de tantos grandes episodios de ya sabemos qué existe la “verdad” () y la “verdad” ().No ‘Al encuentro de Mr. Banks’ no es un filme complejo o insidioso. Ni incómodo que la duda ofende de aquí a Poughkeepsie que diría Ángel Sala. Producido por la propia Disney aunque curiosamente desarrollado inicialmente por su cuenta (y riesgo) por las guionistas Kelly Marcel y Sue Smith uno debería dar por sentado que la historia real en la que se inspira se conozca o no ha sido convenientemente endulzada. En todos los sentidos. Y así es ‘Al encuentro de Mr. Banks’ es un dulce convenientemente pulido para no causar amargura alguna. O lo que es lo mismo es una versión empaquetada al gusto del consumidor para resultar en una palabra agradable. Y si usted no tiene ningún problema con esto no tendrá ningún problema con ‘Al encuentro de Mr. Banks’. Pero si lo tiene…Pero tampoco hay que mear fuera del tiesto pues al fin y al cabo toda película es una ficción que se vale de la realidad a menudo para generar una serie de reacciones en la audiencia. Y eso es precisamente lo que busca y encuentra el filme de un John Lee Hancock quién tras ‘The Blind Side’ se confirma como un maestro de la complacencia. ‘Al encuentro de Mr. Banks’ es una “feel good movie” esto es un entretenimiento comercial superficial cálido y alegre diseñado para hacer que el espectador menos ambicioso sencillamente salga con una sonrisa del cine. Y funciona cómo cuando y dónde quiere. Funciona la palabra mágica de toda “feel good movie”. Aún a pesar de una historia paralela con Colin Farrell de protagonista que aunque necesaria (aporta el poso dramático) corta un poco el rollo buenrollista titular debido a su excesiva (y superflua) presencia en pantalla.Pero si ‘Al encuentro de Mr. Banks’ funciona permitiendo que haya perdón para sus pecados no es sólo por su bien estudiado equilibrio también por el buen hacer de su reparto (Farrell incluido no piensen mal) en especial Tom Hanks como el primer Walt Disney reconocido de la gran pantalla y sobre todo de una Emma Thompson que roba la película para sí misma con un papel todo hay que decir muy goloso. Las escenas que ambos comparten elevan a esta “feel good movie” a un escalafón superior de satisfacción lejos de los patrones del Oscar pero muy cercano a aquello que todo espectador busca cuando previo pago acude a una sala de cine. Sí puede que a la historia le falten matices que hagan de ella una auténtica película (como el engañoso final que no deja caer el por qué no hubo secuela…) lo que no quita para que la sesión funcione como algo tal vez mejor (para quién vende las palomitas). ¿Es eso un delito?Pelicula recomendada 

Genero:
Audio:
Calidad:
Formato: